fbpx

Falta de concentración: causa del aburrimiento laboral.

¿Por qué aburre el trabajo?, ¿consideramos nuestro trabajo un simple medio para conseguir un fin económico?, ¿nos sentimos estancados en el trabajo?…
Si en lugar de hacer una observación crítica de nuestro rol laboral, la hacemos objetiva; si en lugar de sentirnos manipulados, nos sentimos libres a nuestra propia elección; si en lugar de duda y control exagerado por parte de nuestros supervisores, crece la confianza en nuestro interior…, el sentido de nuestro trabajo cambiará.
Encontremos a partir de la concentración, de la atención plena un diálogo interno óptimo, resultando conscientes de nosotros mismos, de nuestros compañeros y de la mentalidad empresarial en la que estamos inmersos, dejando de producir diálogos internos malhumorados y produciendo diálogos internos conscientes y reales.
Si no reducimos nuestro aprendizaje a ser amables, eficaces y productivos y aprendemos a no aburrirnos, a no estresarnos o a disfrutar de las ocho horas que estamos en el trabajo…, el sentido de nuestro trabajo cambiará.
Las fuerzas que inhiben a nuestro YO interno en la moderna cultura empresarial son poderosas y no es posible subestimarlas. El ansia de la dirección por seguir manejando las riendas del comportamiento de los empleados no resulta una fuerza fácil de superar. Aún así el mantenernos abiertos y conscientes de los impulsos que nos motivan nos pueden hacer ganar.
Ganar depende del estado mental y de la capacidad de la persona para centrar y mantener la atención plena en nuestra propia actividad.
La concentración es el componente esencial de un rendimiento superior en cualquier actividad. Si llegásemos a entender la naturaleza de este tipo de atención plena, seríamos capaces de ser mucho mejores en el desempeño de cualquier actividad, aprenderíamos más rápido y de forma más intensa y disfrutaríamos más en el proceso.
Cuando estás concentrado en tu YO interior, eres consciente de tú propósito, estás al cien por cien en el presente y no escuchas las interferencias ajenas.
La mejor manera de aprender la concentración es volver una y otra vez a ella. La sensación de sentirnos agobiados no permite concentrarnos, pongamos atención plena en lo que estamos haciendo, demostremos nuestro interés en ello y pensemos en cada momento en cómo disfrutamos lo que estamos haciendo. Comprometámonos con nosotros mismos.
Quiero aprender, quiero disfrutar, quiero ser productivo. Quiero recordar porque estoy trabajando y para quién estoy trabajando en realidad.
Nuestro interior tiene una gran ventaja. Siempre está ahí, nos habla, aprendamos a escucharlo y disfrutemos de nuestra ocupación.

«El juego interior del trabajo» Timothy Gallwell

NECESITAMOS SER CONSCIENTES DE NUESTRO YO REAL DENTRO NUESTRO.

PROCESO DE AUTOCONOCIMIENTO .

anna@annamatas.com www.annamatas.com

+34 657975448 #allowyourmindtobetrained