LA TRISTEZA

Dejemos que el dolor nos lleve a la conciencia y del mismo modo permitamos que la conciencia nos permita vivir con más lucidez. El dolor puede hacernos sabios. Tengamos la sabiduría necesaria para indagar cómo podemos vencer el dolor. La tristeza, como todo, tiene un principio y un fin. saldrás de ella más consciente, deseando saborear los regalos de la vida. Te espera algo maravilloso al otro lado de la tristeza.

«Aunque me pasó todo lo contrario de lo que quería, con el tiempo comprendí que era exactamente lo que necesitaba para ser feliz»  Gerardo Schmedling