fbpx

CONFINAMIENTO

La palabra en sí, no me agrada, como toda aquella palabra que signifique restar libertad. Aunque confinada estoy y me siento y es como debo estar y sentirme, hoy.
Confinada, encerrada, recluida, separada de personas que hoy más que nunca tengo en mi mente y desearía besar y abrazar.
Echo de menos mi oficina, mi café con el cliente, mi comida con el/la amigo/a, mis arriba y abajo, mi natación, mis partidos, mis cenitas y reuniones…, pero lo que hoy echo más de menos es poder besar y abrazar a mis hijos que viven fuera de casa, a mis padres que les siento lejos, a mis familiares, amigos y compañeros.
Hoy me doy cuenta de lo que quiero de verdad. De lo que es importante para mi en este mundo. Hoy sé valorar más que ayer a mis seres queridos, a mis aficiones y a mí misma.
Sí, a mi misma. Hoy estoy y me siento confinada pero más libre que nunca conmigo misma, más cercana, más decidida que nunca a tomar decisiones en un entorno complejo en el cual no estoy acostumbrada.
Cuidarme haciendo ejercicio físico y comiendo sano, muy sano; leyendo obras que me inspiran y me transmiten energía positiva, energía de la buena: Dyer Wayne, Andrew Carnegie, Bob Chapman, Simon Sinek, Napoleon Hill, Jordan b. Peterson…, escribiendo artículos, preparando proyectos de ámbito profesional para el futuro próximo.
Estos días me ayudan a conocerme, a reflexionar sobre mis emociones y estados de ánimo, sobre mis pensamientos y sentimientos. Hoy me siento libre de ser yo, de decidir mi minuto a minuto y de vivirlo intensamente. Procuro dejar el pasado atrás y no pensar en el mañana, actúo hoy siendo consciente, hoy más que nunca, que mi futuro va a ser consecuencia de mi presente, de mi hoy.

«El amor es gravedad porque hace unas personas se sientan atraídas por otras…, el amor es potencia porque multiplica lo mejor que tenemos … Tal vez el amor nos da miedo. Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que la humanidad sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, es AMOR la única y la última respuesta» Albert Einstein. Carta a su hija Lieserl.

Todos estamos llenos de amor, pero éste choca con la incomprensión y los perjuicios del mundo. Rompamos con ellos y entre todos consigamos un mundo mejor a partir del amor y la bondad.
anna@annamatas.com www.annamatas.com

#allowyourmindtobetrained