fbpx

EN LA EMPRESA, UNO ES IMPORTANTE.

Cada ser humano merece saber qué diferencia es capaz de marcar en su entorno laboral.

La unicidad de uno le permite ser único en su empleo. Sus pequeños detalles le delatan, le hacen actuar decidiendo cómo y a quién desea impactar. ¿A quién impacta uno con su empleo? Si uno no tiene respuesta a esta pregunta, no debe conformarse, no debe detenerse hasta obtenerla.

Es muy difícil ser capaz de motivarse e inspirarse si la mente hace creer a uno que no impacta a nadie. Uno impacta seguro, sí o sí, ahora bien, cada uno debe tener claro cómo lo consigue y a quién va dirigido ese impacto.

Uno debe saber y comprender que sus horas laborales son absolutamente necesarias para el fin empresarial.

Uno debe creer en su trabajo, debe marcarse claras expectativas diarias. Uno no debe limitarse en su jornada laboral a hacer su trabajo, debe mantener su potencial bien arriba y sentir cada día inspiración en lo que hace.

Uno debe tener claros sus valores, su misión y su visión, debe decidir cómo estos tres fenómenos pueden adherirse a la cultura empresarial de su compañía. Uno debe ser coherente con ello y avanzar un poco cada día, sin detenerse. Si en cada una de sus jornadas consigue cumplir con la expectativa del día, llegará donde se proponga. Debe hacer de su día a día, un día con sentido, una jornada justa que le mantenga alerta y motivado para no abandonar su pasión, su talento, su potencial único.

Muchísimas personas sufren cada día al dirigirse a su trabajo, una rutina que cada día les hace más cínicas, más amargadas y más frustradas. Uno debe ser dueño de sí mismo, no permitir entrar en esta vorágine.

Uno escoge su trabajo sintiendo motivación y ganas de triunfar.  Es absurdo esperar recibir la satisfacción laboral permanente del exterior; la satisfacción, el reconocimiento y la valoración se encuentran en el interior de uno mismo. Uno crea lo que cree. Uno mismo es el único responsable de su productividad, su creatividad y su compromiso laboral.

Uno no debe considerarse un empleado poco aprovechado, uno mismo es la única persona que sabe realmente hasta donde puede llegar y todo lo que puede ofrecer, ¡adelante!, no al mandato del otro, sino al mandato de uno mismo.

Uno entra en el bucle de la insatisfacción laboral cuando permite mantenerse en el nivel de la mediocridad. Uno debe ser autónomo en su comportamiento y conducirse a mejores resultados. Uno debe retarse cada día e impedir acabar en el grupo de las tantas personas insatisfechas laboralmente, personas incapaces de gozar de la felicidad ni de los éxitos, personas en las que la rutina termina con cualquier anhelo de motivación tapando cada día más su potencial real y su grandeza profesional.

La satisfacción laboral depende de varios factores, pero el factor más determinante y el que sin duda uno debe elevar es a sí mismo.

Uno debe ser líder de sí mismo, a uno nadie puede decirle si puede o no puede, solamente ese uno sabe hasta dónde desea llegar y qué desea ofrecer.

UNO, para ti. Con mi mirada más apreciativa.

Si te interesa el tema del liderazgo motivacional, no te pierdas la lectura “INSIGHT. El epicentro empresarial”

Anna Matas.

anna@annamatas.com

www.annamatas.com

#liderazgoparaelexito

#allowyourmindtobetrained