fbpx

LA SATISFACCIÓN LABORAL NECESITA DE MOTIVACIÓN.

LA SATISFACCIÓN LABORAL NECESITA DE MOTIVACIÓN.

En una organización: el personal determina el potencial, las relaciones determinan la moral, la estructura determina el tamaño, la visión determina la dirección y el liderazgo determina el éxito. John C. Maxwell

En la empresa todo es importante: el personal, las relaciones, la estructura, la visión, la estrategia y el liderazgo.

Cada uno de estos factores es básico para que la organización avance con éxito sirviendo a la sociedad por sus ventas de productos o servicios y, por su actitud: por sus gestos, sus detalles, su afán de satisfacer al otro…

La organización la forma un conjunto de personas acompañadas y dirigidas por un líder que a la vez lidera a otros líderes. Un líder que sabe desarrollar un equipo de liderazgo cuyas cualidades son fuertes donde las suyas son débiles. Suma sinergia. “Ninguno de nosotros es tan listo como todos nosotros juntos”.

El líder se mueve por convicción, por una motivación que le conmueve y le acerca a su propósito con la actitud más hábil y ejemplar. El líder es influencia, es comunicación, transmite motivación, precisamente por esto es líder: persona capaz de acompañar a un equipo a lograr un objetivo común a través de un esfuerzo y una satisfacción individual celebrada por el conjunto.

El conjunto no es líder, el conjunto es un grupo de personas a las que hay que acompañar y motivar. Es el conjunto el que debe sentirse satisfecho a lo largo de su jornada laboral para ser productivo y sentirse realizado. El conjunto necesita reconocimiento y valoración en su justa y merecida medida, pero ante todo el conjunto debe sentirse motivado por sí mismo.  Solamente la motivación intrínseca puede satisfacer al conjunto en su jornada laboral.

Por lo general la persona piensa que la motivación debe ser proporcionada desde el exterior; el jefe, los líderes, los recursos…, deben estar sujetos a satisfacer a toda persona que trabaja en la organización.  La satisfacción en la jornada laboral debe proporcionarla cada uno por sí mismo, está en el interior de cada persona.

Acostumbrarse a reconocer la propia labor, a valorarla y a trabajar para que las relaciones con el entorno sean armoniosas, va no solamente a satisfacer el día a día de cada uno, sino que cada uno va a sentirse bien como persona talentosa que es.

Para que un líder reconozca y valore a la persona, primero la persona debe ser capaz de reconocerse y valorarse a sí misma. Para que la organización resulte satisfecha con su productividad y su avance generalizado primero uno debe saber satisfacer su día a día, no limitándose a hacer su tarea sino inspirándose en ella y elevando su potencial. Para ello necesita una formación de mejora continua a través de la motivación intrínseca. Una motivación que toda persona puede integrar y convertirla en un hábito diario.

FORMACIÓN PARA LA INTEGRACIÓN DE LA MOTIVACIÓN INTRÍNSECA: no permitas que ninguno de tus empleados no se sienta satisfecho colaborando en tu organización. Esta será la motivación extrínseca que recibirán de ti y que todos agradeceréis.

SI deseas reflexionar más sobre liderazgo, hazte con la lectura “INSIGHT. El epicentro empresarial”.

Anna Matas

anna@annamatas.com

www.annamatas.com

#liderazgoparaelexito