fbpx

REGLAS DE ORO DE LA EXCELENCIA EMPRESARIAL.

Todo se concluye bajo el umbral de una fuerte cultura impulsada por unos valores clave que permiten ofrecer un amplio espacio a los empleados para emprender iniciativas hallando ellos mismos sus propios caminos y haciendo suya la tarea y los resultados.

La motivación intrínseca es el fenómeno que debe reinar en toda organización para sentirse y ser triunfadora.

En una empresa se precisa la seguridad del empleado de estar apoyando la cultura organizacional dando lugar a la productividad por su propio medio.

Siempre preparado para cuando el entorno cambie, pues la empresa debe también cambiar. A medida que las necesidades de los clientes cambian, las habilidades de los competidores mejoran; el estado de ánimo se altera, las fuerzas del comercio internacional se alinean de nuevo y todo cambia. Entonces, la compañía debe cambiar el rumbo, debe reinventarse, ajustarse, transformarse y adaptarse.

Se debe trabajar duro para mantener las cosas simples en un mundo complejo y tratar como interdependientes unas variables que no deben faltar: la estructura, la estrategia, las personas, el estilo gerencial, el sistema y el procedimiento, los conceptos y los valores compartidos.

Ocho principios básicos para permanecer en posición de liderazgo:

  1. Tendencia a la acción: ante un gran problema, encerrarse con sus tipos más importantes (no más de siete) hasta que se les ocurra una respuesta y la ponen en marcha.
  2. Cerca del cliente: obtenga de sus clientes las mejores ideas para sus productos.
  3. Espíritu empresarial: deje que su empleado se luzca a través de su creatividad. Fomente la toma de riesgos en la práctica y apoye los buenos intentos.
  4. Productividad por medio de personas: cada uno de sus empleados debe ser visto como una fuente de ideas.
  5. Forma simple, personal reducido: sea simple. Reduzca su personal de alto nivel.
  6. Propiedades simultáneamente flexibles y rígidas: fomente la autonomía hasta la planta de producción o la del equipo de desarrollo de productos.
  7. Práctica de valores: impulse su compañía por unos pocos valores clave. Pocos, pero firmes.
  8. Seguir con lo conocido: permanezca cerca de los negocios que conoce.

Tenga en cuenta algunas creencias compartidas por varias compañías de excelencia:

  • Elimine la superposición, la duplicación y los desperdicios.
  • Los productos de bajo costo son los únicos que seguro que triunfan.
  • Analícelo todo: investigue el mercado.
  • Deshágase de quien perturbe la paz.
  • Tome decisiones. Contrólelo todo: especifique una estructura, escriba descripciones de trabajo, tome decisiones blancas y negras, trate a las personas como factores de producción…
  • Establezca los incentivos adecuados y aumente así la productividad. Recompense bien a quien tenga un buen desempeño. Elimine el 30-40 por ciento de la maleza que no quiera trabajar.
  • Inspeccione el control de calidad. Triplique este departamento si es necesario.
  • No permita que sus ganancias trimestrales dejen de crecer.

La mayoría de empleados son creados para sentir que son triunfadores. Maneje sistemas que refuerce grados de victoria en lugar de grados de derrota y consiga que su gente cumpla con objetivos y con cuotas, porque los objetivos y las cuotas son establecidas para permitir que su gente sea triunfadora y se sienta perteneciente a un equipo triunfador. Gente que prospera en la camaradería de un grupo pequeño y efectivo o en un entorno de unidad.

Tome en consideración el lado más emocional y primitivo de la naturaleza humana., continue ejerciendo las reglas de oro y disfrute de su propósito empresarial junto a un equipo que sufre ante sus mismas preocupaciones y adversidades empresariales, así como goza y se satisface de sus mismos éxitos.

                                                                                     “En busca de la excelencia”. Tom Peters, Robert Waterman

Anna Matas.

anna@annamatas.com

www.annamatas.com

Taller de liderazgo motivacional para equipos empresariales.