fbpx

AMISTADES SANAS

A pesar de haber nacido todos de una misma naturaleza, de poseer cada uno de nosotros un corazón, una mente y un cuerpo y de todos ejercer la capacidad de sentir, de pensar y de experimentar, todos y cada uno de nosotros somos distintos.
Lo que nos hace únicos e irrepetibles es la forma en que nos condiciona a cada uno de nosotros el qué y cómo experimentamos las circunstancias de la vida, las creencias con las que hemos sido educados y nuestro temperamento.
Cada uno de nosotros es el recuerdo de sus experiencias personales. El conjunto de emociones que hemos experimentado a lo largo de nuestro recorrido nos ha hecho a cada uno de nosotros contemplar la vida de una u otra manera, de comportarnos como nos comportamos, de implicarnos de una manera u otra en distintas circunstancias y adversidades, en definitiva, de ser como somos con nosotros mismos y con los demás.
Poseemos personalidades distintas. Unos somos más activos, otros más pasivos. Unos somos más inquietos, otros más tranquilos. Para cada uno que va detrás de un logro , hay otro indolente.
Es difícil, prosperar en un proceso de Coaching si el cliente en busca de ayuda no desea mejorar. Es imposible cambiar para ser mejor si uno mismo no lo desea.
En ocasiones mantenemos relaciones malsanas con alguien. Lo hacemos quizás porque tenemos poca voluntad y demasiada indecisión para apartarnos pero no queremos verlo. Seguimos ayudando y nos consolamos con nuestro absurdo martirio.
Quizás, en vez de persistir en tal relación de amistad, tendríamos que irnos a otra parte , poner nuestra vida en orden y dar buen ejemplo. Si tenemos un amigo al que no recomendaríamos a nuestros hijos, padres o hermanos , ¿por qué seguimos teniéndolo nosotros? No existe ninguna obligación moral de respaldar a alguien que está haciendo del mundo un lugar peor. Tendríamos que quedarnos con personas que apoyan nuestras aspiraciones, éstas no tolerarán ni tu cinismo, ni tus tendencias destructivas. Te respaldarán cuando hagas bien a ti y a los demás y te castigarán con delicadeza cuando no sea el caso.
Las personas que no aspiran a cosas elevadas, se pondrán celosas cuando tengamos éxitos o algo nos salga muy bien. Dejarán de estar ahí y apoyarnos o directamente nos castigarán de forma activa . Puede que lo que quieren es hundirnos porque al mejorar estamos poniendo aún más sus propios defectos en evidencia.
ENTABLA AMISTAD CON AQUELLAS PERSONAS QUE QUIEREN LO MEJOR PARA TI. PERSONAS QUE ASPIRAN A COSAS ELEVADAS.

Regla número tres de » 12 reglas para vivisr» Jordan Peterson

PROCESO DE AUTOCONOCIMIENTO

anna@annamatas.com www.annamatas.com

#allowyourmindtobetrained