fbpx

APRENDE A GOZAR DE LA SOLEDAD Y EMPIEZA A VIVIR DE VERDAD

Si no podemos ser nosotros mismos no podemos hacer feliz al otro. El amor es sentirnos bien y felices al lado de alguien la mayor parte del tiempo, aun sabiendo que a veces las cosas no irán tan bien. La fuerza, la ilusión, la paz, la alegría que sentimos compartiendo con alguien con quien podemos hablar, disfrutar y construir, eso es amor.

Se nos une a todos una larga temporada de obligado confinamiento a unas vacaciones más o menos largas de verano. En muchos casos, una larga temporada arrimados a nuestra pareja. En ninguno de los casos es fácil, en algunos casos puede resultar realmente complicado, en otros insoportable.

Todas las relaciones, todas y cada una de ellas, empiezan con nosotros mismos. Cuando nos sentimos cuidados, importantes, valiosos, deseados y admirados por el otro es cuando aparece el amor. Pero, ¿tú te sientes cuidado, importante, valioso deseado y admirado por ti mismo? De ninguna manera puede hacértelo sentir el otro si tú no lo sientes por ti mismo.

Anterior al posible encuentro de la intimidad, la pasión y el compromiso, tres componentes fundamentales de la relación de pareja sana, debes ser quien realmente y de forma consciente y escogida eres, y serlo con amor y desde el amor.

Cualquier relación parte de la autoestima, de las ganas de cuidarte tú, de divertirte tú y de lograr el bienestar en tu interior para sentirte bien de verdad y hacer sentir bien al otro. En muchas ocasiones sufrimos no por amor, sino por el miedo, la frustración y el abandono. Por el miedo a la soledad y al desamparo que provoca la idea de que nuestra pareja prefiera a otra persona, otra situación u otro espacio. Es la llamada dependencia emocional residente en tantísimas parejas.

Es fundamental tener una buena autoestima si queremos ser felices en una relación de pareja sana. Cuanta más confianza tengamos con nosotros mismos más nos sentiremos tal como somos con la persona que interactuamos, sin tener que esforzarnos en ser aquella persona que consideramos que al otro le va a gustar y convencer más.

Si no has aprendido a estar solo, te será muy difícil encontrar a alguien que quiera estar contigo. ¿Cómo haces para enfrentarte a ese miedo a la soledad? Trabajando para fortalecer  tu autoestima, tu seguridad en ti mismo, tu autoconfianza,… no dejes que nadie te diga jamás si puedes o no puedes, solo tú sabes hasta dónde puedes y quieres llegar. Compréndete, acéptate, se tu mismo.

Recuerda que podemos adaptarnos a no tener pareja y ser muy felices, pero no podemos adaptarnos a estar completamente solos, a no tener ninguna actividad con nadie más, a no quedar con amigos, ni con otras personas de nuestra edad, sí a estar sin pareja.  Para ello debes fortalecer tu autoestima y aprender lo mucho que uno puede gozar con la soledad.

No digas “yo soy así”, di “yo soy el yo que quiero ser”.

“Una relación que se basa en el amor […] es una relación en la que cada uno de sus miembros le permite al otro ser lo que él quiere, sin expectativas especiales y sin exigencias. Es una asociación simple entre dos personas que se quieren tanto que ninguno de los dos querría que el otro fuese algo que no haya escogido por sí mismo”  Wayne Dyer

Cuando uno es capaz de diferenciar lo que es amor de lo que no lo es, simplemente empieza a vivir de verdad.

                                                                                                           “Si duele no es amor”  Silvia Congost

FORMACIÓN: PROCESO DE AFIANZAMIENTO DE LA AUTOESTIMA

anna@annamatas.com                           www.annamatas.com             #allowyourmindtobetrained