fbpx

¿CÓMO GESTIONAS TU ESTRÉS?

La sociedad nos llama a la actividad. No sabemos parar, al contrario, necesitamos actividad, necesitamos más y más para sentirnos bien con nosotros mismos; al mismo tiempo sufrimos continuamente periodos de máxima tensión, especialmente en nuestros lugares de trabajo. Vivimos sometidos al estrés, una emoción que de no saber o no poder controlar nos la puede jugar muy, muy caro.

La actividad no va a cesar, hemos estado educados para competir y lograr, cueste lo que cueste. La salud necesita acompañarnos para poder seguir al ritmo que hemos escogido, si no la cuidamos, fracasamos o petamos. 

¿Por qué no aprender a controlar la emoción del estrés, aprender incluso a gestionar y a regular su intensidad?

El estrés  es una emoción ni buena ni mala, es una emoción como otra, necesaria para funcionar y conseguir nuestros logros. Debemos saberla manejar para que no acabe con nosotros invadiéndonos de impotencia, inseguridad o incluso depresión.

El estrés laboral aparece en períodos de máxima tensión, en períodos en el que uno debe abarcar más de lo que es capaz. En estos períodos uno permite dejar de ser si mismo, perdiendo su control consciente, dando paso a la libre actuación emocional.

Algunos de los motivos que conducen al individuo a sentir estrés laboral son:

  • La autoexigencia: no poder o no querer decir no. No poder o no querer delegar.
  • La exigencia desmedida por parte del superior.
  • Una situación de mobbing laboral.

Podríamos dar una serie de llaves o herramientas para protegernos del estés en situaciones de máxima tensión laboral:

  • Tomar nuestras propias decisiones.
  • Aprender a decir No.
  • Aprender a delegar.
  • Gestionar bien el tiempo.
  • Panificar las tareas diarias.
  • Distinguir entre lo importante y lo urgente.
  • Etc.

Pero honestamente todas y cada una de las herramientas que se puedan sugerir no son suficiente si uno no es capaz de controlar la emoción. El estrés como toda emoción solamente la podemos controlar a través de la consciencia: parar, pensar, entonces actuar. Consciencia Emocional.

Todos nosotros tenemos la capacidad no solamente de controlar el estrés, sino de gestionarlo y regularlo según la necesidad, entendiendo que cierto punto de estrés es conveniente para sentirnos motivados y conseguir los logros que perseguimos. A esta capacidad se la llama Inteligencia Emocional, inteligencia necesaria para conseguir cualquiera de los propósitos que nos propongamos. Solamente con la suma de la aptitud y la actitud llegaremos a alcanzar nuestras metas con esfuerzo, pero sin sufrimiento, eligiendo premeditadamente cada uno de los recorridos que nos plateemos para llegar a nuestros objetivos.

TODOS TENEMOS CAPACIDAD PARA CONTROLAR, GESTIONAR Y DIRIGIR EL ESTRÉS. SE NECESITA: VOLUNTAD Y ENTRENAMIENTO.

Voluntad y entrenamiento hasta habituarnos a vivir a través de la conciencia haciendo buen uso de la Inteligencia Emocional que todos poseemos.

Aprovecha al máximo tu Inteligencia Cognitiva resaltando en ti tu Inteligencia Emocional.  No olvides que eres actitud, sé quién quieres ser y llega hasta dónde quieres llegar. Solamente lo conseguirás siendo dueño de ti mismo, capaz de controlar tus emociones, sentimientos, pensamientos y estados de ánimo. No permitas que nadie más que tu controle tu vida.

Aptitud + Actitud = Logro.

Si deseas reflexionar sobre como minimizar los periodos de máxima tensión laboral, aquí tienes: “INSIGHT. El epicentro empresarial”.

GESTIÓN DEL ESTRÉS.

Anna Matas.

anna@annamatas.com

www.annamatas.com

#allowyourmindtobetrained