fbpx

MARCANDO DIFERENCIA

Es nuestra actitud activada por unos valores precisos, claros, coherentes y honestos la que nos motiva y nos conduce al éxito.

¿Por qué un número tan elevado de personas se dejan llevar por la inercia dirigida por creencias o por fuerzas sociales y tan pocas persiguen un propósito claro y determinante?

Si no existe el valor no existe la fuerza del poder. Somos fuertes en la medida en que nuestros valores lo son. No es suficiente obtener un buen resultado, es necesario perseguir el propósito como si de un juego infinito se tratara.

La actitud de uno mismo es la que es, es la que te hace ser y parecer. Es con ella que se te define y conoce. Uno es actitud.  Solamente si tu actitud parte de la conciencia resultará honesta y triunfante, ejemplar para aquellos que te envuelven.

Una vida feliz se consigue a partir del esfuerzo, del sacrificio, de la autoexigencia; de valores que conducen a cualquiera hacia el éxito. Una vida feliz se consigue a partir de actitudes dignas de ser extrapoladas a todo ámbito.

Súmate al pequeño porcentaje de personas de éxito de este mundo. Sé el espejo dónde los demás se miren. Logra a partir de tu consciente actitud modificar las actitudes de aquellas personas que te importan, sácales lo mejor que llevan dentro a través de tu saber hacer, de tu ejemplaridad y de tu coherencia de pensamiento y acción.

No importa en lo que dediques tu tiempo, no importa si ejerces de vendedor, de maestro, de doctor, de especialista en limpieza o en abogacía…, importa que en tu dedicación quede reflejada la actitud que responde a unos valores firmes y determinantes para ti.

¿Qué entendemos por éxito?

Éxito es sentirse grande, valioso e influyente para los demás. Conseguir un objetivo detrás de otro dirigiendo cada uno de ellos hacia un propósito claro.

¿Persigues un propósito claro y determinante? Si lo haces entiendes que es el éxito. Entiendes la importancia de tu influencia y tu impacto en la sociedad. Entiendes lo bien que uno se siente ante cada logro a pesar del esfuerzo, del sacrificio y de la autoexigencia impuesta, entiendes que conseguirlo no es simple, al contrario, pero que el recorrido es el que debe ser y te entusiasma. Entonces agradeces entender la necesidad de construir tu propia forma de ser tejiendo la actitud que escoges en cada uno de los momentos de tu vida.

Si eres exitoso eres feliz.

Dicho así parece sencillo, entonces, ¿por qué el 99% de las personas dejan que su yo se guíe por la inercia en vez de parar, pensar y escoger?

Porque la mayoría prefiere quejarse que enorgullecerse.

Sé tu uno más liderando en la sociedad y aportando tu grano de arena para hacer de este mundo un mundo mejor.

Piensa por ti.

Escoge por ti.

Decide por ti.

No te sumes al carro del 99.

Cada uno nace con un temperamento, pero todos somos capaces de escoger el carácter y la actitud para ser quienes deseamos ser y no solamente parecer.

Marca diferencia.

Si te interesa reflexionar sobre un liderazgo de éxito: “INSIGHT. El epicentro empresarial”.

Anna Matas.

anna@annamatas.com

www.annamatas.com