fbpx

EL EMPRENDEDOR QUE ENTIENDE DE HUMILDAD.

El único camino hacia la prosperidad son los pequeños y paulatinos pasos: intentar cosas, “repetir” y tratar el emprendimiento como una experimentación, no como un hecho.

Cliente, tras cliente, construyendo tu compañía;  mejorando productos reconocibles ya ofrecidos por referentes competidores exitosos, centrándote en tu producto, no en las ventas, sin oponerte a la multitud, solamente pensando en ti mismo.

La lección para el emprendedor es clara: si quieres crear y capturar valor perdurable, crea un negocio diferenciándote con productos/servicios básicos, creando tu propio monopolio, escapando de la competencia, diferenciándote de ella. Creando tu propia unicidad, resolviendo un problema único.

Haz de tu monopolio un monopolio creativo, de productos que beneficien a todos y además también te beneficien a ti. Céntrate en el crecimiento a largo plazo, inventando algo completamente nuevo.

Recuerda: “El éxito nunca es accidental”.

Trata el futuro como algo definido, entiéndelo de antemano y trabaja para darle forma. Determina lo que puedes hacer mejor y luego, hazlo.

Únicamente en el principio tienes la oportunidad de establecer las normas que alinearán a tu gente. La “cultura de empresa” no existe al margen de la propia empresa: ninguna empresa tiene una cultura, toda compañía es una cultura. Una buena o mala cultura es simplemente el aspecto que ésta tiene desde dentro.

Atraerás a los empleados que necesites si puedes transmitirles lo atractivo de tu misión, el porqué tu estás haciendo algo importante que nadie más conseguirá hacer. Explícale porqué tu compañía es el sitio ideal para él a nivel personal, y…, si no puedes hacerlo, probablemente el no sea la persona adecuada.

Todos en tu compañía deberían ser diferentes de la misma manera, un conjunto de personas afines del todo entregadas a la misión de la empresa, distinguiéndose cada una de ellas enormemente por su trabajo. Adaptando eficazmente los talentos a las funciones.

Definir roles reduce el conflicto que generalmente se genera cuando colegas de trabajo compiten por tener las mismas responsabilidades.

Aprovecha el momento, reinvéntate, créate, monopolízate, no seas uno más, sé uno diferente… con coraje, determinación y persistencia define lo que puedes hacer mejor, luego, ¡hazlo!

                                                                                                                   “De 0 a 1”. Peter Thiel

FORMACIÓN: GESTIONA TU TALENTO. (5 sesiones, online 45’/s). +34 657975448

anna@annamatas.com    www. annamatas.com.  #allowyourmindtobetrained   #liderazgoparaelexito