fbpx

EN LA EMPRESA, TODOS SON IMPORTANTES. Las 4 causas que más desmotivan al empleado.

Las empresas son entes organizacionales. Entidades formadas por equipos de personas que, como empresarios, consideramos, confiamos y seleccionamos para que alineados se consigan objetivos comunes a partir de las habilidades y capacidades más destacadas de cada uno. La suma de los unos son el resultado del todo.

Uno de los fundamentos para obtener resultados excepcionales a corto y largo plazo es la motivación del empleado. El trabajador motivado ofrecerá un tanto muy elevado de su potencial, mientras que el no motivado, no lo hará.

Es lícito pensar que el compromiso y la responsabilidad de cada empleado con la empresa es de uno mismo, pero está demostrado que, si no nos interesamos lo suficiente en nuestro equipo, la motivación en general cae en picado y se pierde demasiada eficiencia.

Las 4 causas que más desmotivan al empleado:

  1. No ocupar el puesto laboral correcto– en ocasiones, no aprovechamos lo suficiente a nuestro empleado por no acertar al otorgarle su cargo. Es básico conocer las habilidades y las capacidades más destacadas del trabajador para que rinda de forma satisfactoria desempeñando su función. Comparte humilde y honestamente con ellos para conocerlos mejor y exigirles lo que ellos mismo esperan.
  2. Mala relación con un compañero– al existir malas relaciones entre compañeros, generalmente lo percibimos, pero no actuamos. Nos da la sensación que es asunto de ellos y que no debemos intervenir. En todo equipo hay distintos perfiles de personas, personas más sensibles y personas más duras, personas, estas últimas, que pueden anular fácilmente al otro. Evidentemente es un problema que les afecta a ellos, pero indirectamente a quien más afecta es a nosotros, al equipo y a los resultados finales. Es básico intervenir.
  3. No sentirse reconocido por el “jefe”– es cada miembro del equipo el que debe comprometerse y responsabilizarse de su propio cargo y llegar al objetivo común a partir de su objetivo propio, entregándose al máximo y sintiéndose satisfecho y reconocido por si mismo. Aún así, que el “jefe” reconozca el trabajo bien hecho y comparta el feedback correspondiente a la ocasión es fundamental para despertar y mantener la motivación del individuo. En demasiadas ocasiones, el empleado no se siente reconocido, valorado por su superior, no se siente parte importante del equipo, incluso llega a sentirse invisible.
  4. El ejemplo no se ajusta a los valores que predica la empresa– toda empresa es reconocida por unos valores culturales propios: humanidad, respeto, honestidad, confianza, buen servicio y trato al cliente, calidad… Valores que deben tener sus orígenes y desarrollo en el interior de la empresa para y con sus empleados, para que estos los defiendan y los fomenten entre ellos dentro y fuera de la organización. En ocasiones, la empresa predica valores a los que no atiende. Somos los primeros que debemos dar ejemplo y no solamente con el cliente también con el empleado. Tu actitud, será su actitud.

No debemos dejar de fijarnos en los resultados, aunque debemos priorizar el fijarnos y mimar al recurso humano que tenemos entendiendo que el resultado es consecuencia de la labor de todos y cada uno de ellos.

No siempre apetece, pero siempre resulta. Motiva al equipo y gozarás de grandes beneficios.

INSIGHT, el epicentro empresarial.  Si lideras la empresa no dejes de interesarte por esta lectura.

Anna Matas

anna@annamatas.com

www.annamatas.com

#allowyourmindtobetrained

#liderazgoparaelexito