fbpx

HUYE DEL CONFORT.

Lastimosamente la mayoría de las personas nos quedamos anclados en el confort. Sabemos que no es la panacea, pero nos conformamos con tal de no cambiar aquello que nos parece que ya está bien, aun sintiéndonos insatisfechos. – ¿Para qué cambiarlo, si siempre lo he hecho así y el resultado no es tan malo?, – ¿para qué arriesgar, probar?, – qué vergüenza equivocarme, – yo no soy capaz de más…

Al mismo tiempo nos sorprendemos de la “suerte” de otras personas, aquellas que con valentía, coraje e inaceptación a la suficiencia salen de su área de confort para dirigirse al éxito y, ahora sí, siempre con satisfacción y resiliencia. Personas que no se conforman con poco, desean abundancia, tienen sueños, deseos que, cueste lo que cueste deben conseguir. Estos sí que tienen “suerte” en la vida.

La suerte pocas veces es casual.

Hay para todos. La abundancia está en manos de todos. De todos aquellos que sueñan y no se conforman en soñar, ponen sus sueños en acción y perseveran hasta conseguir sus objetivos.

Qué lástima que sea una oportunidad al alcance de todos y tan poquitos la aprovechen.

Toda persona tiene el derecho y el deber de pasar del confort al éxito.

¿Qué es el confort? Es el hábito que mantiene al individuo seguro pero insatisfecho. Es aquel estado que no permite a la persona que sus deseos pasen a la acción, impidiendo a este disfrutar plenamente de la vida.

¿Qué es el éxito? Es la libertad con la que una persona decide como desea dirigir su vida hacia su sueño o propósito determinado.

¿Cómo una persona puede pasar del confort al éxito? Puede hacerlo a través de la constancia, la voluntad i la conciencia de conocerse a sí mismo, de escoger en todo momento la actitud que desea que le defina y de poner en acción su propósito, objetivo o deseo.

¿Cuál es el propósito? Pertenecemos al Universo (a Dios). Este nos regala la vida y nos invita a disfrutar de ella a través de la unicidad de cada uno, el don personal más preciado, aquello que le caracteriza de forma particular y única. Cada persona es capaz de realizarse a través de aquello que sabe hacer de forma distinguida: su don.

En el don se encuentra el propósito, el sueño de cada uno, aquello por lo que uno desea vivir, por lo que vibra, por lo que sirve a la sociedad sintiendo agradecimiento y contribuyendo con su realización a hacer de este mundo un lugar mejor.

¿No sabes lo que quieres en la vida? ¿No tienes una visión de futuro? Excusas. Es el miedo y la falta de seguridad que hay en ti que provoca en ti un sentimiento de confort que te impide ver más allá. Si todavía no sabes, descúbrelo. No te permitas la conformidad de decidir que no sabes. Ya que cuando no sabes, no intentas y cuando no intentas no puedes fracasar y, solamente de fracaso en fracaso, de aprendizaje en aprendizaje, alcanzas el éxito aportando al mundo a través de tus deseos, tus propósitos y tus sueños sean cuales sean las circunstancias.

Tus deseos, como el de todos, están destinados a realizarse. Si tu deseas algo es que este algo es para ti, ve en su búsqueda y luego comparte tan maravillosa experiencia.

Hemos nacido para realizarnos, no para conformarnos. La realización personal regala plenitud vital, el conformismo la arrebata. Huyamos de nuestros miedos imaginarios y caminemos hacia nuestros deseos hasta conseguirlos, sea al precio que sea. Vivamos la vida con la plenitud que el Universo (Dios) espera y desea de nosotros.

Consigue pasar del confort al éxito, si uno puede todos pueden. Hazlo con el programa “RESET. Momento de reiniciar”. Una herramienta práctica, clara y sencilla que debe estar presente en ti y acompañarte de hoy en adelante. Recuerda algo importante: la realización personal te regala plenitud vital, el conformismo te la arrebata.

Tu y todos sabemos qué se siente cuando uno vive la plenitud, la paz interior y la quietud mental, hagamos de este estado el estado que más prevalezca en nuestro día a día y pongamos sentido a nuestra razón de vivir.

Si estás interesado en realizar el programa ponte en contacto con:

anna@annamatas.com

www.annamatas.com