fbpx

LA CONDUCTA DEL EMPRESARIO, SÍ INFLUYE EN EL ÉXITO EMPRESARIAL.

Empresario ingenioso, de extraordinario rendimiento.

Hasta el momento tu labor empresarial no te ha ido nada mal. Consigues éxitos y eres de los que piensas que, si hay resultados, hay éxito.

¿Comportamiento corporativo organizacional?

–“¿En serio debo dedicar tiempo a analizar mi comportamiento directivo y decidir qué conductas debo cambiar para hacer de las relaciones interpersonales con mis colegas más hábiles y fluidas? ¡Qué pereza!”

– Si deseas alcanzar un éxito aun mayor y, lo más importante, más beneficioso para ti, para tus colegas y para tu empresa, SÍ, debes hacerlo.

Éxito es llegar al objetivo que te propones con el resultado soñado logrando además un bienestar personal derivado de un comportamiento que eleva tu liderazgo y razón de ser.

Identifica tus defectos más comunes, analízalos, evalúalos y decide si deseas mejorar en alguno de ellos. 

Los defectos más comunes del comportamiento directivo son los siguientes:

  • Ansias desmedidas de victoria: ganar a toda costa y en todas las situaciones. Te beneficie o no.
  • Hacer excesivas puntualizaciones: abrumador deseo de decir la última palabra en cualquier conversación.
  • Necesidad de juzgar a los demás y de imponerles tus principios.
  • Hacer comentarios destructivos: sarcasmo innecesario y comentarios hirientes que crees que te hacen profundamente agudo e ingenioso.
  • Abuso de calificativos negativos: “no”, “pero”, “Sin embargo”. Con ellos en el fondo les dices a los otros: – “Yo tengo razón. Tú estás equivocado”.
  • Proclamar a los cuatro vientos lo inteligente que eres. Necesidad de demostrar que eres más listo que cualquier otro.
  • Hablar en momentos de ira. Utilizas la volubilidad emocional. “Yo puedo hablar así. Yo soy el jefe”.
  • La retención de información. Te escondes información para conservar la ventaja sobre los demás.
  • No otorgar el debido reconocimiento: incapacidad para el elogio y la recompensa. –“Solo faltaría, ese es tu deber”.
  • Necesidad de vender tu comportamiento molesto como un rasgo permanente, de manera que los demás se disculpen por ello.
  • Actuar con favoritismo: incapacidad para ver que estás tratando a alguien de forma injusta.
  • Negarte a expresar el arrepentimiento: incapacidad de asumir la responsabilidad de tus actos, admitir que estás equivocado, o reconocer lo mucho que tus actos afectan a los demás.
  • No escuchar: la forma más pasivo-agresiva de falta de respeto hacia los demás.
  • No demostrar agradecimiento.
  • Atacar al inocente, que, por lo general, solo intenta ayudar.
  • Culpar a todos excepto a ti mismo.
  • La necesidad excesiva de ser “yo”: la exaltación de tus defectos como si fueran virtudes: piensas que al tener un comportamiento más inadecuado y molesto más respeto recibes.

El comportamiento directivo en muchas ocasiones peca de alguna o algunas de estas conductas erróneas bajo todos los aspectos y muy especialmente nocivas para alcanzar un éxito real, auténtico, que no solo te beneficie económicamente y a corto plazo, sino que te beneficie a ti y a todo aquel que comparta contigo de forma personal y humana celebrando éxitos y logros compartidos y duraderos.

No es debilidad, ni sensibilidad. Es inteligencia Emocional, habilidad efectiva, humanidad e interés honesto por tu negocio y tu gente.

EN LA EMPRESA TODOS SOMOS IMPORTANTES.

 EVALUACIÓN Y ANALISIS DEL COMPORTAMIENTO CORPORATIVO ORGANIZACIONAL.

Encontraras más reflexiones sobre la importancia del comportamiento corporativo organizacional en “INSIGHT. El epicentro empresarial”.

Puedes encontrar el libro en:

Anna Matas.

anna@annamatas.com

www.annamatas.com

#allowyourmindtobetrained