fbpx

NO SEAS UN «MINDUNDI».

Cuando es pasión lo que sentimos por algo nuestra mente emocional domina la mente racional. Comprendemos entonces, más precisamente, lo que significa utilizar la emoción de manera inteligente.

La emoción es el impulso que impacta en nosotros a partir de una circunstancia o una situación determinada. El impacto despierta la emoción, esta deriva en sentimiento y se traduce en pensamiento, luego da paso a la acción. En cualquier proceso emocional, a más conciencia, más inteligencia emocional, a menos consciencia más fracaso emocional, actuamos en este último caso desde la impulsividad o la inercia.  

Todos pertenecemos al mundo y a él debemos aportar nuestra capacidad única y personal con la que servir y sentirnos útiles.

Las emociones son vitales en nuestras vidas. Gracias a ellas nos comprendemos y podemos llegar a controlarnos, dirigirnos e incluso regularnos.  Ellas son las responsables de nuestros estados de ánimo, de nuestro bienestar, en definitiva, de nuestra felicidad.

Solamente siendo conscientes de nuestras emociones; dejándolas manifestar, identificándolas y regulándolas, acciones que podemos hacer todos, no solamente aquellos aventajados, vamos a conseguir ser personas de éxito.

Si somos capaces de ocuparnos de algo tan simple, seremos capaces de proponernos la vida desde un sentido claro y un objetivo determinado. ¿Por qué? Porque descubriremos lo que queremos y para qué lo queremos.

Con la utilización inteligente de las emociones obtenemos las mayores satisfacciones en la vida, la mayor felicidad en toda relación sea esta laboral, de amistad, de familia o amorosa.

No entiendo que en mi contexto todavía hoy existan personas que giran el rostro a un proceso de autoconocimiento básico y necesario para comprender cómo afectan en ellas las emociones con el fin de entenderse y mejorarse como persona.  Mejorarse no solamente para ser mejor a los ojos de los demás sino para sentirse mejor consigo mismas.

Al trabajar en una meta predeterminada y saber hacia dónde te diriges, te conviertes en persona de éxito, si no eres capaz de hacerlo te conviertes en persona de fracaso.

Vivimos rodeados de conformidad, de personas actuando como las demás sin saber ni siquiera por qué actúan, lo hacen por inercia y por influencias de fuerzas externas.

Si te propones metas triunfas, si no te propones metas, fracasas.

No permitas que tu vida recorra su trayecto por inercia, date el permiso de recorrerla a través de tu pasión, de tu objetivo o propósito, de meta en meta, de éxito en éxito.

Hazlo y vive sintiendo el éxito o no lo hagas y siente el fracaso. El bienestar de cada uno es responsabilidad de uno mismo, de nadie más.

¿Por qué soy tan insistente?, ¿por qué me interesa el bienestar de los demás? Porque no existe para mi mayor evidencia: solamente conociéndote descubrirás las maravillas que la naturaleza te depara gozando de los bellos momentos y aprendiendo a aceptar los no tan bellos.

Súmate al éxito universal y no desperdicies ni un ápice de lo que se te ofrece. Vive el ahora.

Si deseas reflexionar más sobre la importancia del conocerse y del fundamento de la emoción inteligente, lee “INSIGHT. El epicentro empresarial”.

TALLER DE AUTOCONOCIMIENTO: CONTROL EMOCIONAL Y REGULACIÓN DEL ESTADO DE ÁNIMO.

Anna Matas

anna@annamatas.com

www.annamatas.com

@anna_matas_

#allowyourmindtobetrained

#liderazgoparaelexito