fbpx

POR EL BIEN EMPRESARIAL, NO DEJES DE FORMAR A TU EQUIPO.

El éxito del empresario acontece de horas de trabajo, de esfuerzo, de pesadas tomas de decisiones, de infinidad de respuestas a las necesidades del equipo y más, pero, por encima de todo, acontece de la pasión por la que el empresario vende sus servicios o productos y el para qué los vende.

Todos, como empresarios, necesitamos satisfacer a nuestros clientes y esta satisfacción procede de tres aspectos fundamentales: la calidad, el coste y el servicio.

Llegar a estos tres aspectos, hoy en día, no depende solamente del empresario, depende de todo un equipo.

Un equipo motivado y bien alineado que trabaja con ganas y satisfacción, seguro será más efectivo y afectivo que uno que no lo esté, a pesar de cumplir y ser fiel a sus tareas y a su empresa.

Motivar a un equipo nunca ha sido fácil, aunque probablemente en la empresa de finales de siglo pasado no se necesitaba al equipo para decidir, actuar y contentar al cliente. Hoy se necesita, sí o sí. Hoy todos son importantes en la empresa, todos necesitan cumplir sus funciones con habilidad y satisfacción. El individuo hoy necesita sentirse útil y reconocido para sentir que es alguien en su conjunto.

Tú conoces bien a tu equipo, si crees que este podría mejorar en motivación, en fusión de equipos creando la sinergia esperada, en desarrollo personal y profesional, en una adecuada gestión del talento, en potenciar relaciones sanas interpersonales y/o interdepartamentales, en liderazgo, en comunicación, en venta…, en cualquier aspecto relacionado con tu gente que observas que flaquea, no dejes de ofrecer formación a tu gente,  apuesta por una mejora continua en tu empresa.

Acostumbramos a entender la formación como un malgasto de tiempo sagrado, cuando en realidad la formación ofrecida con acierto es el mejor ahorro para el empresario.

Es demasiado importante darse cuenta de la importancia que tiene la influencia de los empleados en el resultado de la empresa; la motivación y el bienestar del colaborador para alcanzar objetivos ambiciosos y generar el ambiente laboral propicio para todos.

Estamos en un momento inédito en la humanidad donde conviven muchas generaciones distintas en el trabajo. Actualmente, la heterogeneidad de edades y experiencias es un desafío a la hora de motivar al equipo de trabajo. La falta de uniformidad de intereses, de gustos y de reacciones es tan diversos que la motivación es uno de los fenómenos que más cuesta aunque más se necesita.

Uno de los métodos más utilizados hoy en día es el Coaching adaptado a la empresa. Este se establece como una de las grandes herramientas para la gestión humana empresarial. Sesiones individuales o en equipo, como convenga en cada circunstancia y en cada empresa para alcanzar la mejora continua a partir de la motivación intrínseca laboral mejorando el rendimiento del equipo empresarial.

El Coaching empresarial se trabaja desde un plano de acción alineado con la empresa y se aplica como vía para alcanzar resultados específicos a través de un proceso de cambio en aspectos estratégicos y actitudinales del equipo.

Si deseas reflexionar más sobre la afirmación: – “en la empresa todos somos importantes”, hazte con la lectura “INSIGHT. El epicentro empresarial.

Anna Matas.

Coach de Empresa.

anna@annamatas.com

www.annamatas.com