fbpx

¿PRIVILEGIO DE VIVIR?

Todos, absolutamente todos, tenemos algo en común, el privilegio de vivir.

Todos, absolutamente todos, nacemos de una misma naturaleza. Estamos formados por un cuerpo, una mente y un corazón y gozamos de la capacidad y libertad (interior) de pensar, sentir y experimentar lo que cada uno desee.  Muchas cosas en común, más de las necesarias, pero es conocido por todos que cada uno es único e irrepetible.

 ¿Te lo has cuestionado alguna vez? Tú, como yo, eres único, irrepetible, excepcional, jamás ha habido ni habrá nadie como tú.  Vaya responsabilidad…, merece la pena no olvidarlo y hacer de nuestra unicidad una ejemplaridad.

 No quieras ser idéntico al otro, no lo conseguirás. Toma buena nota de tus referentes y trabaja para conseguir resultados semejantes, no trates de igualarlos, misión imposible,  supérate e influye tú también. Persevera en tus deseos hasta conseguirlos.

Somos recuerdos, somos lo que el transcurso de la vida nos ha hecho ser. Somos experiencia, somos seres condicionados por una educación, por unas creencias, por influencias que nos han marcado y activado nuestro temperamento haciéndonos ser quienes somos. Es la  actitud  la que nos perfila, la que nos caracteriza como el individuo que somos. Si no convence, podemos cambiar: “para que la vida cambie, primero debo cambiar yo”.

Algunos hemos tenido la suerte de nacer en un continente desarrollado, con un sinfín de ventajas y comodidades que en muchas ocasiones no sabemos, ni valorar, ni reconocer, ni agradecer.

 ¡Qué lástima!

Ah, y hemos nacido blancos, gracias a Dios, parece ser que este rasgo, todavía en el siglo XXl,  es uno de los mejores regalos  que ofrece la vida.

Somos unos privilegiados. Genial.  Vivimos cómodamente, disfrutamos de los placeres de la vida y somos respetados como personas. ¿Somos realmente quienes queremos ser o seguimos siendo lo que la vida ha querido que fuésemos? Trabajemos para ser auténticos, influyendo y sirviendo  positivamente a los demás;  no para ser  falsos, para hastiar a los demás con el fin de esconder nuestras debilidades.

¿Debemos quedarnos con los brazos cruzados ante tanta injusticia social, ante el racismo, la homofobia,  la violencia de género, el abuso y maltrato infantil… ante tanta barbaridad sometida por aquellos que se sienten superiores a los demás? Sólo uno conseguirá ser superior a cualquier otro cuando sea un referente, no un cobarde, un déspota, cegado por su poder y su cargo u obsesión.

Disfrutemos del poder que ofrece la vida a partir del servicio auténtico a los demás. Sólo así aportaremos nuestro granito de arena para hacer de este mundo, un mundo mejor.  No nos excusemos diciendo “yo no puedo hacer nada”.

No hace falta irnos a Minnesota para poder ver lo que está ocurriendo en este mundo.  Aquí viven sufriendo más  George(s) Floyd(s) de lo que nos imaginamos.

Actuemos por la defensa de aquellos que sufren  abusos  por parte de cobardes que se hacen llamar “superiores”, aquellos a los que yo llamo, con o sin permiso, “desgraciados”.  Mañana podemos ser nosotros, nuestros hijos, nuestros seres más queridos los perjudicados. No nos quedemos parados ante la barbarie. No.

anna@annamatas.com     www.annamatas.com

#allowyourmindtobetrained